Martín José García: "Las cofradías deben aprender a vivir sin ayudas públicas"

Cofradías/Entrevistas
Martín José García Sánchez

El presidente del Consejo Local de Hermandades y Cofradías, Martín José García, concede su primera entrevista a Universo Gaditano en la que aboga por una financiación colectiva para que "las corporaciones penitenciales y de gloria no tengan que depender de las instituciones" y reclama la creación del futuro museo cofrade que es "tan necesario para ciudad porque las futuras generaciones deben comprender que hay que vivir del turismo y uno de los temas más vendibles es el de las cofradías". 

-Se marcha el 2012 ¿Qué balance se puede hacer de todo lo vivido en este año?

Ha sido un año muy denso pero también bastante fructífero. Todo lo conseguido por este Consejo de Hermandades va a quedar para los anales. Tanto la Magna como las exposiciones han tenido un gran calado y las cofradías se han volcado. Ha habido mucha gente que destacar pero si tuviese que decidirme por alguien lo hago por el padre Pascual Saturio.

-¿Cómo cofrade con qué se queda?

Con la Magna. Fue extraordinaria y aportó ingresos económicos a la ciudad. Sirvió para despejar las dudas del obispo con respecto a las hermandades

-¿Y en lo personal?

Con la Magna también. Me ocurrió como cuando fui Rey Mago. Había tantas cosas que preparar y una incertidumbre meteorológica tan grande que las vísperas se vivieron muy intensamente. Luego todo se fue en un suspiro. Es como cuando te casas.

-Vayamos a lo más negativo. Vaya lío el del Nazareno ¿qué opina de los acontecimientos que se están viviendo en la hermandad?

No acabamos de aprender. Hay que ser más humildes en determinadas circunstancias. En este caso solo vale razonar y apelar a la prudencia. No hay verdades absolutas. De todas formas el colectivo cofrade es muy amplio y estos casos son mínimos. Había que haber dialogado ya que con la palabra se consiguen muchas cosas, saber hablar pero también escuchar. Había un defecto de forma y nos hemos visto obligados a dictar una resolución. Esperemos que el tiempo lo cure todo aunque lo veo complicado.

-Más problemas. Siete Palabras va a celebrar cabildo el 14 de diciembre ¿confía en que la hermandad pueda levantar el vuelo?

Los tiempos son difíciles para todos y para las hermandades también. No podemos perder la esperanza ahora que estamos en el Año de la Fe. Tenemos que ser optimistas pese a las dificultades. Hay gente que no se atreve a dar el paso. En Siete Palabras hay personas que lo han dado y estoy convencido que van a superar el mal momento que viven. Desde el Consejo les estamos ayudando en todo lo que podemos. Y elogiar, por supuesto, la labor del comisario, Rafael Guerrero.

-En cuanto al nombramiento del pregonero, unanimidad general aunque por primera vez desde que ostenta el cargo no se hizo público el en el pleno sino que se le comunicó la noche antes a los hermanos mayores ¿Era tan previsible que no se pudo esperar?

Había una aquiescencia general de que fuera Juan Manzorro. El no había querido años antes y nos costó convencerlo. En este caso había además una hermandad, concretamente El Perdón, que quería saber el pregonero antes del pleno por razones internas. Quisimos facilitarle la labor y por eso lo comunicamos porque en realidad todo el mundo y lo sabía. Y lo que no queríamos, bajo ningún concepto, es que los hermanos mayores se enteraran antes por la prensa.

-¿No sorprende que solo una hermandad como Humildad y Paciencia solicitase presidir el vía-crucis?

Nosotros no tenemos en cuenta los ofrecimientos. Cada miembro de la Permanente tiene sus preferencias. Se vota en secreto. Terminada la misma yo me llevo los sobres para comprobar que no hay empate como así fue y al día siguiente se hace oficial en el pleno. Todo el mundo hace campaña y en este caso Sanidad hizo la suya.

-Ya estamos inmersos en las reuniones de acoplamientos ¿Vuelve a ser el Domingo de Ramos la jornada más problemática?

Sí, pero las posturas están más cercanas. He encontrado una buena disposición en las cofradías que pueden ser más problemáticas que han ido con una actitud constructiva, incluso alguna con nuevo hermano mayor recientemente elegido. Se llegará a una buena solución.

-Y en cuanto al resto de jornadas ¿se prevén muchos cambios?

De momento, no hay nada cerrado.

-Se especulaba con la posibilidad de un decretazo por parte del obispado, sin embargo se ha vuelto a aprobar una procesión extraordinaria ¿Esto calla muchas bocas?

Don Rafael nunca ha pensado en el “decretazo”. Es una afirmación carente de fundamento. Al obispo le gustan las procesiones como a todos los demás cofrades. Lo que ocurre es que ha habido una proliferación de desfiles en 2012. Las que han salido y las que se pretendían organizar y luego no han cristalizado como ocurrió con la frustrada procesión de la archicofradía del Pilar. Pero que quede claro que el obispo no está en contra de las procesiones.

-Incido en la procesión de la Virgen de la Esperanza. ¿No parece más bien una autorización con matices, no va a llegar hasta la Catedral?

Se ha decidido que sea por las calles de la feligresía.

-¿Una alegría en lo personal imagino?

Se puede imaginar, siendo mi hermandad.

-Hemos vivido un fin de semana intenso en el apartado de la caridad con la colaboración cofrade con el Banco de Alimentos ¿cómo valoraría la implicación de las hermandades en esta iniciativa?

Muy importante. Hay muchas necesidades que atender y el Banco de Alimentos está haciendo una gran labor porque lo principal es comer y dar de comer todos los días. Han sido más de 100 jóvenes con los que han estado colaborando en los supermercados.

¿Y el homenaje a Rafael Corbacho?

Se lo merecía. Se sintió muy arropado. He aprendido mucho de Rafael Corbacho. Ha dedicado su vida a las hermandades y lo ha dado todo por ellas. Hay mucha gente que desconoce sus capacidades como por ejemplo que es un grandísimo conocedor de la liturgia cofrade y una persona muy dialogante. Con él empezó mi andadura en el Consejo.

¿Puede que el rosario público de mayo sea el último acto de Martín José como presidente del Consejo o sigue pensando esperar hasta final de año para decidir si se presenta a la reelección?

Efectivamente voy a esperar hasta final de año para tomar una decisión. Tengo muchas cosas que atender en mi familia y lo tengo que meditar. A buen seguro que mi viaje a Tierra Santa me volverá a ayudar como ocurrió cuando hice la ruta de San Pablo y acordé presentarme.

Mientras tanto, ¿un reto de aquí al verano de 2013?

Poner las bases para la futura financiación colectiva de las hermandades. Hay que conseguir tener ese museo cofrade que es tan necesario para la ciudad. Tenemos turismo, mar y puerto y las futuras generaciones deben comprender que hay que vivir del turismo y uno de los temas más vendibles es el de las cofradías. Y sobre todo un deseo que siempre pregono y es convencer a los cofradías de que deben aprender a vivir sin ayudas públicas"