La cofradía de Jesús Caído reconoce la labor generosa del Sumo Pontífice

Cofradías/Comunicado
La imagen del Señor

Sorprendidos por la noticia de renuncia de Su Santidad Benedicto XVI, la Junta de Gobierno de la cofradía de Jesús Caído quiere hacer llegar el reconocimiento más cálido a la labor generosa y humilde desempeñada estos años por Benedicto XVI. El hecho histórico que ha supuesto su comunicado para toda la Cristiandad es, ante todo, un ejemplo de humildad. Es por ello, por lo que esta hermandad muestra su emoción por el testimonio que han supuesto estos ocho años de pontificado y, en especial, una renuncia al ministerio de Obispo de Roma con conciencia, seriedad y libertad. Este paso atrás para dar un paso al frente, se trata de un ejemplo ya no solo de humildad, sino también un acto de generosidad y amor con toda la Iglesia.

Como miembros de dicha Iglesia, mostramos nuestro respeto por tal ejemplo de abnegación y de celo apostólico de una persona que ha hecho suya la frase con la que se presentó en el 19 de abril de 2005 en la logia central de la Basílica de San Pedro. Entonces, se habló de sí mismo como "un humilde trabajador de la viña del Señor". Y como tal ha desarrollado su ministerio, marcado ayer mismo por una renuncia histórica y que no se vive desde el siglo XIII.

La Junta de Gobierno de esta cofradía se siente profundamente agradecida a la labor desarrollada en estos años al frente de la Iglesia y desea a Benedicto XVI muchos dones y gracias en su futuro de servidumbre "de todo corazón a la Santa Iglesia de Dios con una vida a la plegaria", como él mismo ha explicado en su comunicado. Se acaba un pontificado marcado por el diálogo con los no creyentes, la valentía para afrontar alguno de los males que amenazaban internamente a la Iglesia o su intensa y emotiva visita a España con motivo de las Jornadas Mundiales de la Juventud, entre otras gracias.

Ahora, esta cofradía cumple con el deseo manifestado por el propio Obispo de Roma y reza por la elección de un nuevo Pastor de la Iglesia y "suplica a María, la Santa Madre del Señor Jesucristo, para que asista con su materna bondad a los Padres Cardenales al elegir un nuevo Sumo Pontífice".