Conferencia sobre el proceso de restauración del retablo del Medinaceli

Cofradias/Actos
Jesús Cautivo y Rescatado

El martes 11 de diciembre, después de la eucaristía de las 19 horas, la parroquia de Santa Cruz albergará una conferencia ilustrada con fotografías de los restauradores de la empresa Ars Nova, Fabián Pérez y Jesús Guerrero, responsables de la ejecución de la restauración del retablo de la imagen titular de la hermandad del Jueves Santo.

A este respecto hay que señalar que el retablo del Medinaceli se trata de un retablo protobarroco del primer tercio del siglo XVII. Son destacables las alteraciones referidas a la capa de policromía, mostrando defectos formales o estéticos por la presencia de un redorado en oro falso muy oxidado, y consecuentemente virado cromáticamente, y un repintado en tono marrón tostado.

Este esquema bicromático, en su idea general, reproduce las formas polícromas originales que aparecen subyacentes a estos productos de alteración: un retablo en madera vista ( en su color natural) reforzado en sus elementos singulares de talla por un dorado al agua bruñido.

A esta alteración generalizada, se suma importantes depósitos de polvo aéreo y de suciedad grasa procedente de la combustión de ceras y aceites de la luminaria tradicional. Ello es muy llamativo en el ático del retablo, en el que se observa, además de las descritas alteraciones, fuertes ennegrecimientos procedentes de esta combustión.

En la fase previa de los trabajos se han realizado diferentes prospecciones en los productos de alteración superficiales buscando metodologías de limpieza y para la eliminación de repintes.

En ellas se han definido ciertas características de las técnicas de acabado originales del retablo, muy veladas y ocultas bajo los productos de alteración descritos más arriba: redorado con pan de oro falso y técnica de color marrón tostado.

La naturaleza cúprica del oro falso (pan de oro de latón) lo hace un material altamente inestable en su estado noble (con brillo dorado) que necesariamente tiende a un estado estable de oxidación con destacadas alteraciones cromáticas, brillos tornasolados rojizos y verdes mates de claros a oscuros (gamas de oxidaciones desde la cuprita a la malaquita, estados de oxidación estables del cobre metálico).

El resultado de la eliminación de estos productos de alteración muestra un alto contraste entre el efecto oscuro y ennegrecido de su estado inical, respecto al elegante resultado de la madera en su color natural y el brillo metálico de su técnica de dorado al agua subyacentes y ocultos.

De este modo, el aspecto original del retablo: un retablo acabado en madera vista con dorados en ciertos elementos singulares. Así la lectura formal del retablo queda reforzado, ayudando a entender sus partes y composición gracias a su bicromatismo polícromo.

El proceso de restauración va mosttrando resultados llamativos, que se pueden tildar de elegantes frente al inicial aspecto de desperfecto formal que mostraba el retablo.

En contra del el generalizado oscurecimiento y enverdecimiento de las maderas y los dorados, se observa ahora la cálida tonalidad, acaobada, de la madera original de cedro en contraste con el brillo metálico de su técnica de dorado bruñido.

Finalmente, el cuadro de la Dolorosa que aparece en el ático del retablo ha recibido un proceso de restauración consistente en una limpieza superficial, un pequeño retoque de color y barnizado final y la sustitución de su bastidor por otro con sistema de cuñas (que no presentaba el anterior, insuficiente por ello para la adecuada conservación de la capa pictórica) y la disposición de una protección trasera para impedir depósitos de suciedad. El cuadro fue restaurado en el año 2005, no mostrando antes de los actuales trabajos de restauración graves deficiencias de conservación más allá de suciedad superficial, suciedad en la trasera del lienzo y un bastidor deficiente.

El montaje en el retablo ha pretendido proteger el cuadro de posibles alteraciones por roces, ideándose un sistema de agarre mediante contacto con almohadillas autoadhesivas que evita la brusquedad del roce del material en madera.

El resultado del cuadro en el ático, una vez finalizados los trabajos de restauración, es de un generalizado remozado, donde se adivina el resultado bicromático de la madera y el brillo metálico del dorado que hace resaltar el cuadro, apareciendo este ático como un magnífico marco de acompañamiento.