La Fraternidad Servita celebra la festividad de San Peregrin Laziosi

Cofradías/Actividades
El Santo nacido en Forli

El lunes día 5 de mayo a las 20 horas, la Fraternidad Seglar Servita de María Santísima de los Dolores y la Parroquia de San Lorenzo, celebrará la fiesta de San Peregrin Laziosi, cuya imagen se venera en el retablo de la Dolorosa coronada. Dicha celebración será oficiada por nuestro asistente espiritual y párroco de San Lorenzo Rvdo. P. D. Jesús García Cornejo.

Este Santo Servita nació en Forli en 1265. En 1282 la ciudad se rebeló contra el Papa. Por aquel mismo tiempo San Felipe Benicio, Prior General de la Orden de los Siervos de María, se encontraba en Forli visitando su convento e intento convencer a sus habitantes que obedecieran al Pontífice. Pero lo rechazaron.

Peregrino, junto con un buen grupo de habitantes de Forli, insultaron y agredieron al Santo. Rápidamente se arrepintió Peregrino y, no solo le pidió perdón, sino que le solicitó ingresar en la Orden. San Felipe lo acogió y lo envió a Siena, donde permaneció hasta 1345, cuando regresó a Forli.

San Peregrin dedicó su vida de fraile a la oración, el culto y la devoción a María. Contrajo gangrena en una pierna y el médico determinó que la única solución era cortársela. Peregrín se puso en oración ante Jesús crucificado, y vencido por el cansancio o por el dolor se quedó dormido. Entonces soñó que Jesús bajaba de la cruz y curaba su pierna. A la mañana siguiente el médico afirmaba "! Qué gran milagro¡" al comprobar que su pierna estaba totalmente curada. Muy pronto la fama de tan peculiar acontecimiento se propagó y causó una gran veneración hacía Peregrin. El continuo  camino que el Señor le había marcado hasta que a la edad de ochenta año falleció.

San Peregrin fue canonizado en 1726 por Benedicto XIII, papa y que concedió la bula fundacional de esta fraternidad. Este santo es invocado como patrón protector de enfermedades cancerosas, y en muchos sitios está relacionado con la pastoral de enfermos, por los muchos milagros y prodigios que ha realizado a todo el que con fe se ha encomendado a la intercesión de este santo cuya devoción se ha ido extendiendo por la Orden de los Siervos de María en los cinco continentes. 

Durante la celebración de la misa se administrará el sacramento de la Unción de Enfermos a todas aquellas personas mayores o enfermos que lo deseen. La imagen y la reliquia será trasladada antes de la misa al Altar Mayor por un grupo de jóvenes ya que también en muchos lugares es protector de la Juventud,  al finalizar será nuevamente llevada a la capilla concluyendo con el canto de la Salve ante la Virgen de los Dolores.