La hermandad del Rocío acude a la guardia de la Patrona de Almonte

Cofradías/Actividades
Cartel de la visita

Hoy sábado 23, tendrá lugar una nueva guardia abierta a la Virgen del Rocío, en la Parroquia de la Asunción de Almonte. Con motivo del traslado de Nuestra Señora del Rocío a su pueblo, los últimos sábados de cada mes se puede guardar y velar a la sagrada imagen de la Reina de las Marismas. Por este motivo, y dentro de los actos cuaresmales, la Hermandad del Rocío de Cádiz junto a la Cuadrilla de Cargadores de Nuestra Señora del Rocío, Patrona de Extramuros de nuestra ciudad, ha organizado un viaje para participar en este acto de recogimiento, para custodiar y vivir ante la Virgen del Rocío momentos de celosa intimidad.

En primer lugar, tendrá lugar la tradicional sabatina de fin de mes en honor a la Virgen del Rocío que la Hermandad celebrara en la parroquia de San José a las 20.00 horas hoy sábado 23 de febrero. Seguidamente tras la misa, tendrá lugar la salida del autobús desde San José hasta el pueblo del Almonte, teniendo prevista la llegada a la iglesia de la Asunción en torno a las 23.30 horas y así participar en turno de vela y guardia durante toda la noche. Una vez concluido el acto en torno a las 8 de la mañana del domingo 24 de febrero, se realizara un desayuno de convivencia en el pueblo y posteriormente se regresara a la ciudad de Cádiz en torno a las 9 de la mañana.

Reseña histórica

Desde que la Virgen llegó el 20 de agosto de 2012 a su pueblo, los almonteños no han querido dejarla sola ningún día. De hecho cada noche, en grupos reducidos de personas, los almonteños han permanecido junto a Ella durante todas las noches, en las que viven momentos de intimidad junto a su Patrona. Esta costumbre se repite cada siete años desde que la Patrona llega a su pueblo y permanece en el mismo durante 9 meses, hasta días previos a la Romería de Pentecostés de 2013. Son los almonteños los únicos que hacen las Guardias a la Virgen, sin embargo fue hace siete años, cuando la anterior Junta de Gobierno de la Hermandad Matriz, presidida por José Joaquín Gil Cabrera, en atención a las insistentes peticiones de devotos de su Patrona, para poder acompañarla como hacen ellos, toda una noche de vigilia, acordó que el último sábado de cada mes de los que la Virgen está en el pueblo almonteño, la Iglesia de la Asunción permaneciera abierta la noche entera, para que todos los rocieros y devotos que lo desearan pudieran cumplir el sueño de acompañar a la Virgen en oración.