La cantera, la eterna lucha por poner soluciones sin una involucración real al que es el futuro de la fiesta

Carnaval/Reportaje
El coro 'Teatro Barvariedades' dio el salto a adultos en 2012

Los ecos de febrero se reflejan cada año en grupos noveles que emergen de la fragua del Dios Momo, que se van cociendo durante años en un fuego lento y casi sin alicientes. Y es que no es díficil que en cualquier momento se hable de la cantera del carnaval, los infantiles y juveniles, de una forma peyorativa y carente de calidad. Sin ir más lejos, en una mesa redonda celebrada antes de la marcha del Doce, se hablaba de la cantera como algo por arreglar, a la que nadie busca soluciones, sin una involucración real.

De entrada se hablaba con autores, caso de Domingo Pina, que este año presenta la comparsa juvenil "Rosario", sobre lo complicado que resulta montar un proyecto de este tipo, con jóvenes que no tienen ingresos. Piña ve necesario que se proporcione una ayuda para estos grupos, con el fin de pagra los gastos de tipo y puesta en escena. "Antes habían instituciones, peñas, que corrían con los gastos, ahora hay que vender papeletas todas las semanas", comentaba airado el comparsista.

Juan Pinto, autor ahora en la reserva, pero que ha nutrido al carnaval de importantes agrupaciones, caso de "Momo" o "Mi inteligente muñeco y pamplinas de la plaza Mina", va más allá y toma como ejemplo el Carnaval de las Promesas de Montevideo, donde existe un concurso paralelo, donde cada grupo intenta formarse. "No podemos hacer una copia del Coac, ya que no le daremos calidad suficiente al certamen", describía el autor quien no veía bien el estado actual del Concurso.

Por otra parte, los medios de comunicación también fueron el objetivo de las críticas, ya que, según los ponentes, no se atendía demasiado a las agrupaciones. Criticaron abiertamente la emisión de las semifinales en diferido, "las pusieron por la mañana, cuando todos los niños están en el colegio", denunciaba Margarita Villegas, que lleva ya varios años aportando una agrupación a la categoría de infantiles. Lógicamente, al Patronato del Carnaval le recriminaron la falta de coherencia y las pocas soluciones que aporta. En concreto, la autora de, entre otras, la comparsa 'El señor de los mares', puso en conocimiento de todos un problema que surgió en rereferencia a las edades de los componentes y la fata de aplicación del Reglamento, cambiándolo sin que tuviéramos conocimiento de ello. "El año pasado querían descalificar nuestra comparsa, porque hicieron un cambio a última hora en las bases y no nos lo dijeron".

Sobre este asunto institucional y organizativo, se pronunciaba el presidente de ASIN-E, José Antonio Valdivia, quien ensalzaba la lucha que se realizó en su etapa al frente de Autores, destacando la creación de la actividad Carnaval en la Escuela. En esta etapa también se creó la categoría Junior, algo que Valdivia única vio con buenos ojos.

De igual forma, se tuvo en cuenta la aportación de agrupaciones canteranas por parte de la provincia, caso de El Puerto de Santa María o Barbate.

En definitiva, "la misma historia de siempre, todos hablan de los problemas de la cantera, pero no todos le dan el tiempo que necesita", como apuntaban la mayoría de los anteriormente nombrados. Así, es justo destacar la labor de autores reconocidos que se involucran en la cantera o de los mismos grupos que van creciendo en infantiles y juveniles que, incluso, se cuece desde sus propios componentes dar el salto a adultos. Sin ir más lejos, este año será el segundo para el grupo de 'Las Gobernantas', del coro 'Teatro Barvariedades' o el primero para chirigotas como 'La historia de Belén, después de Jesulín'.