El cuarteto de Joselito llega con el deseo de pasarse de tiempo solo en el nombre

Carnaval/Concurso
Javi Aguilera, Joselito y Luis Jiménez

El conocido como cuarteto de Joselito vio cortada su progresión el pasado Concurso del Falla. Después de lograr clasificarse para la Final en las dos ediciones precedentes, en 2013 se quedaron a un punto de volver a repetir en la noche más deseada, aunque siguió gozando del carño del respetable. Este año avisan que "lo han cogido con más tiempo" y se presentan con un nombre que bien pudiera tener algo que ver con lo sucedido, 'Los que siempre se pasan de tiempo'. Uno de sus autores, Javier Aguilera, cuenta para Universo Gaditano los entresijos de este proyecto en que el también participa como en años anteriores Ángel Piulestán.

-Nuevo año y nuevas ilusiones

-Este año lo hemos cogido con más tiempo. El pasado por motivos de trabajo no pudimos estar todo lo que centrados que nos hubiese gustado. Otra cosa es que luego aprovechemos el tiempo.

-¿Con ganas de sacaros la espinita?

-Muchísimas ganas la verdad. La aceptación fue muy buena, la gente estuvo con nosotros pero después de dos finales consecutivos fue frustrante quedarse fuera. La presión se puede volver contra nosotros mismos. Queremos volver a gustar como al principio.

-¿El objetivo es volver a la Final?

-En principio sí. Luego, en función de lo que guste las metas van cambiando. Es lo que nos pasó el año de Heidi. Nos conformábamos con estar entre los tres clasificados y luego le vimos las orejas al lobo. Nos dejamos de ir y si no hubiese sido así lo mismo acabamos mejor clasificados, aunque El Morera compitió muy bien.

-¿Por qué el cambio de nombre?

-Teníamos como todo el mundo sabe la idea del Hospital Psiquiátrico pero luego nos surgió esta. Pero después de lo acontecido pensábamos que o lo sacábamos este año o no lo hacíamos nunca. No hay que olvidarse que pasarnos de tiempo nos costó en 2013 la Final.

-¿Tiene algo que ver con lo sucedido en 2013?

-Con eso y con lo de años atrás, siempre nos pasa. El año de Heidi fue clave para no ganar o por lo menos pelear la victoria.

-¿Cómo surgió la idea?

-El nombre se me ocurrió a mi y a Ángel Piulestán casi al mismo tiempo. No lo dudamos. Este es el bueno pensamos.

-¿Qué se puede contar?

-No te puedo contar nada, hay que jugar con el factor sorpresa, la música que vamos a llevar... Sería romper la magia.

-¿Mantendrá la misma línea del año pasado?

-La Línea, Algeciras y hasta Barbate. Estamos a gusto trabajando con ese estilo. No sabemos hacerlo de otra manera. Eso sí llevaremos una guitarra y trataremos de ir más afinados. Trabajaremos más el tema de los puntos

-¿Son ustedes los mismos?

-Hay dos cambios en relación a 2013. Paco Chouza no puede estar con nosotros por motivos laborales. Se incorporan Vicente Ruido, un grande de los monólogos y Manuel Zambrano, autor de la chirigota de Trebujena.

-Solo seis cuartetos inscritos, una cifra muy pobre

-Muy pocos. Pero si la calidad es buena no es una cifra mala.

-¿Se puede resentir el nivel?

-Eso seguro. La modalidad no se puede permitir bajas tan importantes como las de Algeciras o Ángel Gago. Lo sufre el aficionado, pero también los compañeros porque salimos perdiendo. Es evidente que estamos más motivados cuando están ellos. Está claro que nos gusta competir. Pero se pueden entender las bajas. Cuando nosotros llevemos los años que lleva el Gago a lo mejor también decidimos descansar un año.

-Se anuncian cambios en el Reglamento, ¿qué opinión tiene sobre los mismos?

-No lo veo coherente, la reforma no es constructiva. Deberían haber contado con los propios cuartetos. En autores se vota a todo en común y a mi no me parece justo. Nos coarta nuestra creatividad el hecho de que haya que estar en escena tres integrantes como mínimo. No me vale que digan que es para mantener el cuarteto antiguo. A nosotros nos cuesta el mismo dinero mantener un espectáculo, por ejemplo el tema del forillo. Hay que hacer cuatro pases ineditos algo que no ocurre en otras modalidades que pueden repetir la presentación. No tienen en cuenta las dificultades que encierra la modalidad más arriesgada.

-¿Es el cuarteto la hermanita pobre del Concurso?

-Nos lo hacen ver ellos pero no es así. La aceptación que tiene el cuarteto es increíble. Cada vez somos más demandados. El Falla ya no se queda vacío cuando sale un cuarteto, modalidad que está enganchando más que nunca. Ahora despuntan nuevos cuartetos y el público no espera con la escopeta cargada.

-¿Y con el CIF qué hacemos?

-Para nosotros no ha sido un problema. Es una tontería. Habrá gente que se gaste ese dinero para nada. Lo lógico es que cuando en un acto te pidan el CIF cada agrupación se busque las papas. Además de la influencia negativa que tiene sobre la cantera.