Los piratas cambian el vaivén del mar por el equilibrio de 'El circo del sol'

Carnaval/Concurso
El grupo, en el local de ensayo

Los integrantes de su leal tropa se han quitado el disfraz de pirata cabrón para convertirse en equilibristas de 'El circo del sol'. El año pasado volvieron a saborear las mieles del triunfo y regresan con ilusiones renovadas y con las mismas ganas de siempre. Lo de llevarse el primer premio casi que sirve de revulsivo y no es una responsabilidad, sino un motivo añadido para acudir con más deseos todavía al certamen de coplas de 2014. Con Antonio Rivas y Julio Pardo, el laureado coro fue el primero en inscribirse en el COAC. Una de sus grandes cabezas visibles, Julio Pardo, relata para Universo Gaditano sus sensaciones a poco más de un mes del inicio del Concurso.

-Nuevo año y nuevas ilusiones

-De momento muy ilusionado y con las mismas ganas de trajabar que siempre. Deseando que llegue el momento de debutar porque además la cosa pinta muy bien.

-Ganas parece que tienen porque se inscribieron el primer día

-Sí. Era una manera de demostrar que dejamos nuestra postura lo más clara posible. A pesar de los dimes y directes e historias del CIF y otras cuestiones nosotros nos mantenemos fieles al Concurso. Siempre hemos sido directos en ese sentido. Evidentemente también es una demostración de las ganas que tenemos.

-¿Va uno más exigido cuando viene de ganar un primer premio?

-En absoluto. Yo siempre me exijo lo máximo gane o no entre ni en la Final. El día que no tenga ganas no descansaré sino que simplemente me retiraré. Volvemos a partir desde cero sin pensar en los logros del año pasado.

-¿Cuándo y cómo surge la idea?

-Esa idea la teníamos en la cabeza al mismo tiempo que 'Los cabrones' pero aquella estaba más madurada. En el carrusel de la plaza de Mina Antonio y yo ya hablamos de 'El circo del sol'. Le vimos color y palante.

-¿Qué se puede contar?

-La verdad es que poco como comprenderás. Queremos reproducir la estética de 'El circo del sol', aunque comprendiendo que es inalcanzable con la de verdad. Será un espectáculo circense distinto y enfocado en cierta medida a la historia de Cádiz. El nombre de la ciudad estará muy presente.

-¿Habrá caras nuevas?

-Vuelven coristas históricos en sustitución de otros que han decidido descansar. Los años no perdonan. En realidad son cinco o seis cambios, gente joven que llega con muchísima ilusión. Pero en líneas generales somos prácticamente los mismos. La orquesta, sin ir más lejos, no sufre variaciones.

-¿No se parecerá en nada a 'Los cabrones'?

-No tiene nada que ver. Habitualmente lo hacemos así. Lo único que puede tener que ver es que somos de Cádiz, nuestro gaditanismo.

-¿Cómo ve la modalidad de cara al 2014?

-En principio muy fuerte con la incorporación de Los Niños y El Veneno. El mundo del coro está pasando por un momento dulce. Además de los clásicos hay coros que empienzan a apuntar muy buenas maneras.

-¿Pero es realmente sinónimo de calidad?

-No siempre, eso no lo vamos a descubrir. La cantidad no tiene que ir pareja con la calidad. Eso sí hay coros que vienen empujando fuerte desde abajo y que han protagonizado un gran salto de calidad. Pongo el caso del coro de mi hija. Eso nos obliga a los demás a ponernos las pilas. Están apareciendo nuevos coros que en el futuro van a dar mucha guerra.

-¿La vuelta de Nandi siempre se agradece no?

-Lógicamente. Nos obliga a esforzarnos, sabemos que es un coro de los fuertes siempre. Siempre gusta competir contra todos y habrá que apretarse las tuercas.

-¿Y con el CIF qué hacemos?

-Mi opinión es que se trata de un avance importante. No podemos asustarnos por el hecho de tener que estar legítimamente constituidos. Pese al revuelo estoy convencido que en un futuro será beneficioso para las propias agrupaciones.