El Cádiz consigue ganar en Sanlúcar y certificar una pírrica salvación

Ocio/Cádiz Club de Fútbol
Peragón anotó el primer gol amarillo al inicio del encuentro

Se acabó. Por fin. La que está siendo, seguramente, la peor temporada de la historia del Cádiz C.F. toca a su fin. Los amarillos consiguieron la permanencia matemática, a falta de una jornada para el final de la competición, en un partido en el que ganó el que más interés puso en hacerlo, sobre todo en la primera mitad. La permanencia se refrendó en una semana negra, sin Blanco, para el cadismo. Era el partido más importante de la temporada y, a la vez, el que menos importaba. Después de unos días donde toda la familia cadista ha vuelto a comprender que esto del fútbol es algo banal, la idea era llegar, ganar y marcharse para casa con la cabeza gacha. Y así fue. Desde luego un homenaje ridículo a la memoria de Ramón Blanco. El tributo que merece habrá que brindárselo, como pronto, la temporada que viene.

Agné decidió revolucionar su alineación tras los malos resultados de los últimos encuentros, y teniendo en cuenta el partido que había imaginado en su cabeza. El técnico aragonés apostó por Belencoso como referencia ofensiva, con dos laterales en el costado izquierdo, y optó por dejar en el banquillo a habituales titulares como Pablo Sánchez o Carlos Álvarez.

El plan le salió bien a los amarillos. Casi en la primera jugada de ataque, una dejada de Belencoso derivó en un disparo de Peragón que rechazó como pudo el guardameta Fran; el rechace lo recogió el propio delantero madrileño para inaugurar el marcador. El Cádiz siguió apretando en busca de poner más tierra de por medio y pudo lograrlo en dos ocasiones, ambas con Tomás como protagonista: en la primera se durmió y no acertó a dar un pase que hubiera sido muy peligroso y en la segunda disparó de forma inocente. Se notó en los primeros minutos qué equipo se jugaba la vida.

El primer acercamiento local tuvo lugar a los veinte minutos, con un cabezazo de Romerito que detuvo bien Aulestia. Respondió el Cádiz con un intento de vaselina de Peragón y con un buen disparo de Belencoso que se marchó fuera. A la media hora de juego una nueva acción provocada por Belencoso no fue aprovechada por Juan Villar, que se precipitó en su disparo. El Sanluqueño no llevó demasiado peligro en la primera mitad, tan sólo en los últimos minutos a base de saques de esquina generó inquietud en la zaga cadista.

Tras el descanso, Agné decidió retirar a un desafortunado Juan Villar para dar entrada a Pablo Sánchez. Los locales comenzaron poniéndole algo más de ganas y merodearon el área de Aulestia, sobre todo en acciones a balón parado. Aitor Núñez estuvo a punto de marcar en su propia portería en su intento de despejar un córner. Los pupilos de Agné cometieron el error de meterse demasiado atrás y eso provocó que el Sanluqueño se viniera arriba.

Casi en el ecuador de la segundo tiempo, Pablo Sánchez tuvo la sentencia para el Cádiz, intentó picarla y la ocasión su fue al limbo. Y casi en la jugada posterior, los locales disfrutaron de su mejor ocasión, un centro de Salvi, peinado por Diego Ramírez, que Espinar desperdició casi bajo palos. Pedro Buenaventura decidió introducir un doble cambio e ir a por el empate de forma decidida mientras a los cadistas le empezaba a entrar el miedo.

Agné retiró a Peragón y dio entrada a Carlos Álvarez, y el cambio no le pudo salir mejor. El delantero asturiano convirtió en gol el primer balón que tocó. Cuando peor lo pasaban los amarillos, una contra iniciada por Pablo, continuada por Belencoso (de lo mejorcito del Cádiz en el partido) y finalizada por el propio Carlos Álvarez daba la tranquilidad a todo el cadismo. Con el gol, el Sanluqueño ya bajó los brazos y el Cádiz, casi a placer, consiguió anotar el tercero. De nuevo Belencoso se vistió de asistente, al ver que no tenía opción de tiro, le sirvió en bandeja el gol a Granell, que no perdonó. Todavía los locales pudieron anotar el gol del honor, pero la ocasión de Espinar se estrelló en el larguero. No hubo tiempo para más y, por fin, acabó la agonía cadista.

0- ATLÉTICO SANLUQUEÑO C.F.:

Fran, José, Dani, Romerito (Abel Luque, min. 65), Ezequiel, Jorge Herrero, Diego Ramírez, Salvi, Kike (Poley, min. 70), Óscar Silva (Nico Vélez, min. 65) y Espinar

3- CÁDIZ C.F.:

Aulestia, Moke, Albentosa, Josete, Aitor Núñez, Fall, Granell, Tomás (Domingo, min. 86), Villar (Pablo Sánchez, desc.), Peragón (Carlos Álvarez, min. 74) y Belencoso.

GOLES: 0-1, min. 5, Peragón; 0-2, min. 76, Carlos Álvarez; 0-3, min. 85, Granell.

ÁRBITRO: Fernández Brito (colegio tinerfeño). Mostró amarilla a los locales Diego Ramírez, Espinar, Kike y Abel Luque; y a los visitantes Moke, Carlos Álvarez y Domingo. Expulsó al entrenador del Sanluqueño, Pedro Buenaventura, en el minuto 78.