El Cádiz, más cerca de una tranquilidad mediocre tras el triunfo en Melilla

Ocio/Cádiz Club de Fútbol
Juan Villar abrió el marcador en tierras norteafricanas

El Cádiz cosechó tres valiosos puntos en tierras norteafricanas que le sirven para respirar y acercarse un poco más a su triste objetivo en este final de liga: la permanencia. El encuentro se jugó al ritmo que quiso Jorge Luque. El cordobés se marcó un partido espectacular, sobrado, dejando muestras de una calidad, una inteligencia, una colocación y una pausa propias de categorías superiores. Sin duda, el mediocentro cadista debe ser el jugador franquicia la temporada que viene. Juan Villar y Carlos Álvarez se reencontraron con el gol en un choque en el que los de Raúl Agné apenas sufrieron, salvo en los últimos instantes de la primera parte. El Cádiz tiró de oficio para asegurarse la victoria, en la que también colaboró un Melilla deslavazado y sin pegada.

Empezó más enchufado el Melilla, con dos acercamientos con cierto peligro en los 5 primeros minutos. Le costó a los amarillos entrar en el partido, lo intentaron al cuarto de hora con un balón peligroso al que no pudo llegar Jorge Luque y que acabó en un choque con el guardameta local, Munir.

Y antes de merecerlo, llegó el gol que adelantaba a los pupilos de Raúl Agné. Una falta botada por Luque desde el flanco izquierdo del ataque no la pudo despejar bien el portero Munir y, tras un rechace, Juan Villar anotó el primero, casi empujando el balón a la red. Los locales protestaron fuera de juego del onubense. A partir del gol, el Cádiz, sin tener demasiado el control del partido, no pasó por excesivos apuros. El conjunto norteafricano intentaba llegar a la meta de Aulestia, pero de forma muy inocente. Los amarillos no disfrutaron de más ocasiones en la primera mitad, sólo hay que reseñar una acción anulada, que posteriormente acabaría en gol, al considerar el asistente que el centro de Villar había sobrepasado la línea de fondo.

Al filo del descanso, ante la pasividad general, la tuvo César para el Melilla. El delantero local tuvo todo el tiempo del mundo para definir en el mano a mano frente a Aulestia, pero entre la lentitud del ariete y la rapidez en la ayuda de Moke, providencial, el balón acabó llegando plácidamente a las manos del meta cadista, evitando el empate. A pesar de no encajar, fallo estrepitoso, una vez más, de la defensa cadista. Ya en el descuento, los locales volvieron a disponer de una buena ocasión que quedó en nada debido a la bisoñez de su ataque. Tras una plácida primera mitad, los amarillos casi acabaron pidiendo a gritos el tiempo de asueto.

Casi recién salidos del vestuario, el Cádiz mató el partido. Buena acción de los hombres de ataque de los amarillos, comandados por Jorge Luque y finalizado con un pase de la muerte de Juan Villar y el gol a placer de Carlos Álvarez. 0-2 sin despeinarse. El Melilla se fue con todo arriba con la entrada del veterano Chota, que tuvo un par de opciones nada más salir, pero sin peligro.

Tras el segundo tanto cadista, el partido entró en una fase muerta, con los norteafricanos buscando colgar balones al área y los amarillos cazar alguna contra para terminar de sentenciar el partido. Jorge Luque pudo culminar su partidazo con un gol, pero su remate fue repelido por el palo, en las postrimerías del encuentro. Poco contenido en una segunda mitad que se acabó en el mismo momento en el que el Cádiz sentenció el choque.

Ficha del partido

0- U.D. MELILLA:

Munir, Amarito, Carlos, Sergio, Andrés, Jairo (Chota, min. 54), Quique (Borja, min. 70), Velasco, Brahim (Domenech, min. 60), Nacho Aznar y César.

2- CÁDIZ C.F.:

Aulestia, Moke, Domingo, Josete, Aitor, Granell, Fall, Jorge Luque (Belencoso, min. 92), Juan Villar (Albentosa, min. 80), Carlos Álvarez (Pablo Sánchez, min.70), y Peragón.

GOLES: 0-1, min. 20, Juan Villar; 0-2, min. 52, Carlos Álvarez.

ÁRBITRO: Gil Coscollá (colegio valenciano). Mostró amarilla a los locales Andrés, Sergio, Quique, Chota y Carlos y a los visitantes Peragón y Aitor Núñez.