La música colonial reina en el Festival Manuel de Falla

Ocio/Actividades
Eduardo Paniagua

Hoy martes, 20 de mayo, a las 21 horas, en el Foyer del Gran Teatro Falla continua el XXX Festival Iberoamericano de Música Manuel de Falla con el programa de obras españolas e iberoamericanas a cargo de Eduardo Paniagua, titulado Música colonial y virreinal de los siglos XVI a XVIII.

Los misioneros introdujeron el canto llano y la polifonía sacra como instrumentos auxiliares del proceso de conversión religiosa tras el descubrimiento del continente americano. Los militares y aventureros aportaron las formas de la música profana de la Europa de aquel tiempo y la música popular de sus regiones de origen. Así, las canciones y danzas andaluzas, castellanas, gallegas y extremeñas se difundieron por toda América. La heterogénea mezcla étnica y social de los emigrantes no reprodujo fielmente su sociedad ancestral, por lo que la "cultura de la conquista" resultó ser diferente de la cultura de origen. 

Por otra parte, los indígenas que tenían una función eminentemente religiosa a la música, descubrieron la riqueza de este arte absorbiendo las formas musicales importadas con una gran habilidad, tanto en el canto como en la construcción de instrumentos musicales y su interpretación. 

La música europea de concierto también se enriqueció con el choque cultural, pues incorporó a su acervo las formas de algunas danzas, tales como la zarabanda y la chacona, que surgieron como danzas populares en el México colonial, incorporando ascendencia indígena con elementos africanos. 

Todo esto produjo una escuela de música barroca que adquirió un sello peculiar al absorber ciertos elementos rítmicos, melódicos y armónicos provenientes tanto de la música de los aborígenes como de los negros esclavos africanos. Con ello la música virreinal se convirtió en un capítulo específico de la música barroca occidental y en uno de los aportes americanos al acervo cultural común. 

Eduardo Paniagua

Eduardo Panigua posee el Premio Música Clásica 2009 de la Academia de la Música de España. Nacido en Madrid en 1952, es arquitecto y especialista de la música de la España medieval. A los 16 años graba sus primeros cuatro discos con el grupo Atrium Musicae. Miembro fundador de los grupos Cálamus y Hoquetus, se especializa en la música arábigo-andaluza. En 1994 crea los grupos Música Antigua e Ibn Báya, este último codirigido con el laudista Omar Metioui, para el trabajo musical sobre las Cantigas de Alfonso X y la música andalusí respectivamente.

En paralelo funda y dirige el sello discográfico Pneuma con el que comienza a editar sus producciones musicales. Por su trabajo y por la difusión de estas músicas inéditas esta recibiendo excelentes críticas y premios en el ámbito internacional, siendo nominado como Mejor Artista de Música Clásica en los Premios de la Academia de la Música en los años 1997, 2000 y 2004.