Pablo Sánchez: "Está siendo la temporada más dura de mi carrera deportiva"

Ocio/Cádiz Club de Fútbol
El delantero amarillo no oculta su decepción por la campaña vivida

Para un gaditano y cadista no hay mayor alegría que ver al equipo de sus amores ganar cada semana, tener una temporada plácida y, si puede ser, lograr el objetivo (en este caso ascender). Si además ese cadista tiene la suerte de ser uno de los que están en el césped cada domingo con la camiseta amarilla peleando por el futuro de la entidad, está claro que lo dará todo para conseguirlo. Es el caso de Pablo Sánchez, el hijo pródigo del cadismo, el que tuvo que salir por la puerta de atrás y ha conseguido vivir de esto en otras latitudes hasta volver. Para un gaditano y cadista tiene que ser más difícil todavía vivir esta situación, vivirla desde el terreno de juego con la impotencia de no poder hacer nada en solitario para que la temporada no sea un fiasco. El curso futbolístico de Pablo se podrá valorar de muchas maneras, pero nadie puede discutir que es de esos a los que lo que está pasando le duele de verdad. El canterano se sincera en estas líneas para Universo Gaditano.

-Está siendo una temporada complicada en todos los ámbitos. ¿Cómo la valora?

-Sí, esta siendo complicada tanto en lo deportivo como en lo personal. Sobre todo por lo que me toca, por ser capitán y ser el referente de este proyecto. El fútbol tiene estas cosas, planteas un proyecto para ascender y no sale. No están saliendo las cosas, se han cometido muchos errores en todos los ámbitos del club, pero hay que afrontar las cosas como vienen y aprender de los fallos cometidos y que no vuelvan a ocurrir. Hay que pensar que en la temporada que viene se harán bien las cosas. En lo deportivo ha sido una temporada muy irregular, hemos pagado muy caro esa racha de siete u ocho partidos sin ganar, hemos mejorado mucho después de Navidad, pero aún así necesitábamos una proeza para estar arriba.

-¿Calificaría esta temporada como la más difícil de su carrera?

-Sí, está claro que sí, ha sido una temporada muy dura. He sufrido mucho porque siendo cadista, de Cádiz y el capitán he visto como un proyecto pensado para estar en puestos de ascenso no está siendo así. Ha sido la temporada más dura de mi carrera deportiva porque además estoy en mi casa, y se sufre el doble. Hay que aprender de ello y hacerse fuerte con esta experiencia tan negativa y hacer que no vuelva a ocurrir.

-Si pudiera volver atrás, al mercado de verano cuando aceptó volver al Cádiz, ¿se inclinaría por aceptar alguna de las ofertas de Segunda División que tuvo?

-Son decisiones que tomé y las afronto. Voy a intentar en estos dos años que me quedan de contrato mejorar y que todo salga bien. No me arrepiento para nada de la decisión que tomé porque estoy en casa, porque aunque no hayan salido las cosas lo he dado todo y mi conciencia está muy tranquila porque siempre me he entregado al 100%.

-¿Le duelen especialmente las críticas recibidas por el hecho de que se vierten en su propia casa?

-Siempre al estar en casa las cosas repercuten más porque juegas ante tus amigos, tu familia, tu afición, estás vistiendo una camiseta de la que tú también eres un aficionado más, celebras sus victorias y te duelen el doble con las derrotas. Pero somos profesionales, hay que seguir trabajando, afrontar las críticas e intentar que se conviertan en aplausos.

-¿Su gente más cercana son los primeros críticos?

-Primero siempre hay que hacer autocrítica. Uno sabe perfectamente cuando termina un partido si lo ha hecho bien o no. Después están las críticas constructivas y las destructivas. Es bueno tener un entorno apropiado, que te diga la verdad y que te ayude a mejorar. Yo tengo la suerte de tener una familia y unos amigos que me dan mucho, me apoyan muchísimo y saben siempre cómo tratar estas situaciones complicadas.

-¿Estaba Pablo Sánchez capacitado para ser el abanderado de este proyecto?

-Cuando firmé por el Cádiz yo no sabía ni los jugadores que iban a venir detrás ni cómo estaba montado el proyecto. Está claro que nadie imaginaba que esto iba a ocurrir, ni uno mismo, pero hay que estar preparado para todo, ser profesional y fuerte para afrontar este tipo de situaciones.

-¿Qué nota le pone a su temporada?

-No soy yo quien tiene que valorar mi rendimiento, pero a la hora de calificar mi temporada habría que tener en cuenta muchísimos aspectos que la han envuelto y que, como forman parte del fuero interno del club, del vestuario y de mi persona, nunca se podrán saber.

-¿Qué grado de influencia ha tenido en la mejora del equipo la llegada de gente veterana como Jorge Luque o Peragón?

-Han tenido una importancia grandísima. En situaciones complicadas, la presencia de jugadores con la veteranía de Peragón y de Luque, que han vivido momentos similares en otros equipos y saben cómo reaccionar y cómo manejar el vestuario, se agradece muchísimo. En algunas situaciones difíciles de este año quizás haya faltado un poco de veteranía y de oficio para afrontarlas.

-Por otro lado, ¿qué parte de mérito de la (leve) mejora del equipo le corresponde a Raúl Agné?

-Ha sido el responsable de sacarnos de una situación muy complicada, en descenso. Cuando te metes ahí abajo comienza la ansiedad y las dudas y, desde el principio, Raúl nos ha dado confianza y, sobre todo, saber lo que hacer con el balón. A la vista está que el equipo tiene una idea de juego, hay días que sale mejor y otros peor, pero siempre vamos con la misma idea.

-El míster ya le conocía de su etapa en el Recreativo de Huelva y parecía que le consideraría pieza clave. Sin embargo, no está siendo así…

-Son sólo cuatro partidos los que he estado en el banquillo. Quizás eso en algunas fases de la primera vuelta me habría venido bien. He jugado todos los partidos y muchos partidos los 90 minutos. Él sabe cómo plantear los partidos y cuando a un jugador le viene bien descansar, o le viene bien al equipo cambiar a un jugador determinado o un aspecto táctico.

-Si hablamos del futuro, le quedan dos años más de contrato…

-Mi objetivo al llegar era devolver al equipo a Segunda División y lo sigo teniendo. Mi intención es rendir más de lo que lo he hecho este año y conseguir el ascenso. Ese es mi objetivo y tengo la ilusión de conseguir el año que viene, empezar de cero, borrar lo que ha ocurrido esta temporada y conseguir ascender.

-Para lograrlo habría que cambiar muchas cosas…

-Sí, evidentemente hay que cambiar cosas, pero creo que hay que seguir la misma línea que se ha llevado desde la llegada de Raúl. Está claro que hay que planificar la temporada teniendo en cuenta todos los aspectos que puedan influir en ella.

-Como capitán y como abanderado de este proyecto, ¿qué mensaje se le puede mandar a la afición después de esta difícil temporada?

-Decirles que nosotros lo hemos intentado, lo hemos dado todo, que sigan confiando en nosotros para el año que viene, que sigan manteniendo la ilusión, que su ánimo es importantísimo para nosotros. El Cádiz sin la afición no es nada. Nosotros estaremos ahí para intentarlo de nuevo y para intentar darles una alegría. Tenemos esta espina clavada dentro y queremos que Carranza disfrute cada domingo con nosotros.