Roberto Peragón: "No he venido a Cádiz para ser el nuevo Oli ni el nuevo Toedtli"

Ocio/Cádiz Club de Fútbol
El veterano delantero centro del Cádiz llegado en el mercado de invierno

Llegó a Carranza el pasado mes de enero y, en ese poco tiempo, ha sabido ganarse el respeto y el cariño de compañeros y aficionados. Es de los que salen mejor parados de las justas críticas que recibe el equipo por la nefasta temporada que está realizando. Con 35 años recién cumplidos, Roberto Peragón Lacalle está en mejor forma que muchos chavales que empiezan, es uno de esos profesionales de verdad, de los que han entregado su vida al fútbol. Ahora, en la recta final de su carrera ha decidido convertirse, aunque sólo sea por unos meses, en un gaditano más

- Tras su llegada en el mercado invernal de fichajes, ¿qué balance hace de sus algo más de tres meses en el Cádiz C.F.?

- Soy más de hacer balances a final de temporada. A nivel personal, nada más llegar tuve la lesión, que hizo más complicada mi puesta en forma. A nivel del equipo, mi acople está siendo normal. Ahora estamos atravesando una racha de resultados que no son buenos y eso puede manchar un poco todo, pero creo que al final el trabajo que realizamos tiene que salir y se tiene que reflejar. Eso es en lo que confío y por lo que trabajo día a día. 

- Es evidente que el club no está cumpliendo las expectativas creadas. ¿Cuándo decidió venir imaginaba que el equipo estaría más arriba en la tabla?

- Sí, pero porque confío en la manera de trabajar y en todo ese tipo de cosas. Cuando se marcan los objetivos de un equipo hay que ser justos y valorar todo, no sé esas expectativas quién las puso ni quién las marcó. Es cierto que haciendo lo mismo podríamos tener otro tipo de resultados pero la fortuna no nos está acompañando. Pienso que la dinámica cambiará, la vida es injusta pero no tanto, y al final las cosas tienen que salir, los balones que dan al palo tienen que entrar…

- ¿Considera que el Cádiz C.F. está teniendo mala suerte esta temporada?

- Sí, pero a mí no me gusta llamarlo suerte. Evidentemente todo ayuda pero yo me voy al tema práctico, que es lo que puedo controlar y lo que depende más de los futbolistas. Creo que el equipo está haciendo más cosas de las que se están viendo, está intentando hacer un buen fútbol, jugar la pelota y generar ocasiones. Los contrarios no nos hacen tanto como nosotros hacemos y, sin embargo, nos ganan. Está claro que tenemos que mejorar y corregir cosas.

- Parece que los jugadores no son capaces de sobreponerse a cualquier circunstancia adversa que les llega en un partido, ¿estamos ante una plantilla psicológicamente débil?

- En el fútbol a veces es más fácil estar en el lugar de nuestros rivales, tienen poco que perder y mucho que ganar. No es lo mismo para los equipos ir a campos como, por ejemplo, el del Arroyo, que venir a Carranza, a nivel de instalaciones y de todo. Lo que tenemos que conseguir es que eso se vuelva a nuestro favor, no en nuestra contra. 

- En cuanto a su rendimiento personal, lleva una cifra goleadora aceptable para el tiempo que lleva en el club. Además es uno de los que la afición salva de ‘la quema’.

- Estoy satisfecho con mi trabajo, pero he estado en muchas circunstancias y en muchos sitios y al final lo que marca es el rendimiento del equipo. Yo sé que compito en un equipo de fútbol y lo que decide es eso. Lo que quieres es disfrutar del día a día, y eso pasa porque el equipo esté bien y se consigan buenos resultados. Yo seguiré intentando estar lo mejor que pueda y aportar todo lo que pueda.

- Con su llegada se habló, por ciertas similitudes en el perfil futbolístico, que podía ser el nuevo Oli o el nuevo Toedtli…

- No he venido para ser el nuevo Oli ni el nuevo Toedtli. Las circunstancias son diferentes. Yo a nivel personal me encuentro bien, pero no he venido para ser un hito histórico ni nada parecido, he venido para ayudar e intentar aportar mi experiencia. Es verdad que noto que la gente no está conforme con lo que tiene. Muchas veces ser inconformista está bien pero hay que cuidar lo que se tiene porque al final dependemos de los jugadores que están a día de hoy en el Cádiz. Ya vendrán momentos en los que se hagan valoraciones de qué se ha hecho mal y quién lo ha hecho, pero ahora mismo hay que sacar esto adelante. Yo soy de los que prefiero no ser un mal estudiante y no dejar los deberes para el último día. 

- ¿Ve al equipo preparado para afrontar este último tramo de la liga y asegurar la permanencia?

- Sí, veo al equipo bien. El otro día el Écija nos gana y no creo que hiciera mucho más que nosotros. Hay que mejorar los errores de ese partido, sobre todo lo de la primera parte, en la que quizás quisimos ganar el partido con juego pero no pusimos la intensidad adecuada. En la segunda parte nos quitamos un poco la ansiedad que podíamos tener, hubo tres palos… Hay que intentar que eso cambie, hay ocasiones claras que no se nos pueden escapar.

- Cambiando de tema, ha elegido vivir en Cádiz capital, además en pleno barrio de La Viña…

- Cuando vine a Cádiz decidí buscar un sitio céntrico en el que pudiera conocer la ciudad y sus costumbres… Y las he conocido de lleno.  La primera toma de contacto fue con la Erizada, ahí ya me empecé a dar cuenta de donde estaba, y luego ya el carnaval y la Semana Santa me lo ratificaron. Es una ciudad para disfrutar.

- Las dos fiestas grandes gaditanas las ha vivido en uno de los núcleos claves de la ciudad, ¿cómo lleva eso un futbolista profesional?

- Para el tema del sueño no me importa, si el murmullo es constante no me molesta (ríe). Al final te acostumbras, al estar sólo en la ciudad te gusta tener un poco de ese ambiente. Evidentemente echo en falta muchas cosas, pero aquí se vive bien. Ya seguía las chirigotas desde fuera, este año me he empapado más, he estado en el Falla. Creo que la cultura que tiene Cádiz es muy buena y, como todo, hay que saberlo valorar y saberlo disfrutar cuando toque. 

- ¿Qué tal el día a día en la ciudad?

- Estoy aprovechando ahora que parece que ha llegado el buen tiempo para pasear y disfrutar de lugares como La Caleta y otros sitios que merecen la pena disfrutarlos y que, muchas veces, nos olvidamos de hacerlo por nuestra profesión, estamos en los sitios pero no conocemos lo bueno que tiene cada lugar.

- Si hablamos de su futuro, ¿qué podemos esperar?

No lo sé, no me hago ningún tipo de planteamiento de este tipo, me han pasado tantas cosas en el mundo del fútbol que no me arriesgo a planificar nada a largo plazo, cada vez que lo he hecho no ha salido como lo había pensado. Sólo quiero estar bien en el día a día, encontrarme bien físicamente y cuidarme todo lo que pueda para alargar la carrera con la que disfruto. También intento hacerlo compatible con la familia y con más cosas que son el fútbol.