Antonio Reyes: "Nadie podrá mejorar nunca a Manolo Caracol"

Cultura/Música
El cantaor Antonio Reyes

Antonio Reyes actúa el sábado a las 21 horas por primera vez en el Teatro Moderno en un recital flamenco propio. Lo acompañarán Antonio Higuero, Manuel Silveria, Manuel Jero y José de Pura a la guitarra; Diego Montoya y Tate Núñez a las palmas, Sergio Monroy al piano y Sophia Quarenghi al violín. Se contará con la actuación de la bailaora Patricia Valdés como artista invitada y con la colaboración especial de Remedios Reyes. El cantaor chiclanero, a sus 36 años, tiene todos los premios posibles. Ha recorrido medio mundo y sigue tan ilusionado como el primer día.

-Mal día enfrentarse a una entrevista tras el reciente fallecimiento de Manuel Mairena

-Se ha ido uno de los mejores, uno de los más grandes que quedaba. Pero la vida continúa y hay que seguir trabajando.

-En su caso puede afirmarse que de casta le viene al galgo

-Vengo de familia de artistas. Mi tío abuelo y mi abuelo eran flamencos. En mi familia hay muchos guitarristas. No son conocidos pero se han dedicado al flamenco y han trabajado mucho por este arte.

-¿Hay alguna ciudad de España donde no haya estado?

Alguna debe haber. He estado en casi todos los lugares de España y en todas las regiones. Bueno, salvo en Canarias. En las islas no he estado.

-¿Habrá perdido la cuenta de los lugares del mundo que ha visitado incluso?

-He recorrido Estados Unidos con Paco Peña y Manuel Morao, Asia, Australia, casi toda Europa. El único lugar donde no he estado es en África. En Australia hay un gran respeto por el flamenco y en Asia mucha pasión.

-¿Se siente reconocido?

-Todavía soy joven. Cada día percibo que se me reconoce más y lo noto cuando canto en los sitios. Si Dios me ayuda iré a más y podré demostrar mejor mi arte.

-¿No tiene la sensación de que no goza del favor mediático que tienen otros cantaores?

-Tampoco lo he buscado. Me gustaría como le gusta a todo el mundo. Hay algunos que lo consiguen y otros que no. Para lograrlo tienes que estar en el sitio preciso y a la hora precisa. Pero ahí estoy, vivo bien y si llega ese momento bien. No me quejo.

-¿Alguien que le haya marcado profundamente?

-Manolo Caracol y Camarón son mis grandes referentes, sobre todo el primero al igual que Antonio Mairena o Terremoto.

-¿Intenta parecerse a ellos?

-Es imposible igualar a ese genio. Nadie mejorará nunca a Manolo Caracol. A mi me podrá salir algo parecido pero es inimitable.

-¿Cómo definiría la pureza?

-Es muy complicado de explicar. Es algo tan extraño, una cosa que se hace con el alma y el corazón. También puede haber cantantes de jazz que sean puros. En cada faceta de la música la pureza es el sentimiento que se le ponga. No creo que la pureza sea canta ay, ay. Van quedando menos artistas puros. Eso sí decían que el flamenco se iba a acabar y van saliendo cantaores nuevos y con calidad.

-¿De todos los palos que toca con cuál se queda?

-Depende del momento. Si me veo estirao disfruto con la soleá y la seguidilla y también con el tango. Y luego las bulerías…

-¿Y con cuál se siente más cómodo?

-También depende del momento. Hay veces que me he sentido incómodo cantando por seguidillas y cómodo por alegrías. Depende del estado de ánimo que influye bastante. A veces es bueno estar menos alegre.

-¿Cómo está el flamenco en la actualidad?

-Mejor que nunca. Los flamencos que están en el escalafón viven bien. Antes se iba a las ventas hoy es otra cosa.

-¿Tiene el valor que merece?

-Está mucho más reconocido que antes.

-¿Se puede vivir el flamenco?

-El que está en primera línea sí. Han grandes cantaores que trabajan para el baile y viven del cante. Los que se suben a los tablaos diariamente ganan dinero, al menos un sueldo digno. Hay 10 ó 12 que están arriba y que se hacen ricos. Hay varios escalones. Están los que son ricos y luego los que viven bien y después el resto.

-¿Cómo sobrelleva estos tiempos de crisis?

-Afecta. Si antes te ofrecían 5 ahora te ofrecen 3. Lo malo será cuando dejen de ofrecer 3. En cuanto al público está claro que dónde la gente quiere ir va. Ahí están los campos de fútbol con 90.000 personas pese a la crisis. Si te gusta el flamenco pero no tienes dinero lo buscas.

-Una última cuestión ¿cómo se siente al cantar en su tierra?

-Presentar un espectáculo en mi tierra tiene doble aliciente y además es una doble responsabilidad. Pero la producción y el montaje prometen. Espero que todo salga bien.