Manolo Manzano, reelegido presidente de la Unión de Viticultores

Ocio/Actividades
Manolo Manzano

El pasado 24 de abril, Manolo Manzano fue reelegido como presidente de la Unión de Viticultores Chiclaneros con un 90% de votos a favor y se mantendrá, por otros cuatro años, al frente de la Cooperativa de Vinos de Chiclana. 

Manzano ha mostrado su satisfacción y ha agradecido la confianza depositada por parte de los cooperativistas para llevar a cabo esta función de vital importancia para la actividad societaria y afirmó que este hito le dota de confianza para seguir consolidando, año por año, la Bodega Cooperativa. En este sentido confía, aun siendo una situación difícil, que los buenos resultados se sigan manteniendo pero que este hecho solo sucederá trabajando duro. 

En estos cuatro años augura que la viña chiclanera seguirá mejorando, ya que es un producto de excelente reputación y con muchas posibilidades, aunque entiende que esto sólo se conseguirá con el esfuerzo de los cooperativistas. 

Las expectativas para el próximo año son buenas, el pasado ejercicio se cerró con el 100% de la producción de mosto vendida y aun siendo su mercado principal el de la bahía de Cádiz y marco de Jerez afirma que actualmente se encuentran en trámites para que el espirituoso chiclanero aterrice fuera de las fronteras europeas. 

Para esta nueva etapa comenta que se están asesorando con profesionales del marketing y la comunicación y que cuentan con un nuevo instrumento como es la creación de la web www.bodegacooperativa.com en ella no sólo se exponen los diferentes productos con los que cuenta sino que se pretende divulgar la particular historia y tradición de Los Vinos de Chiclana. En la nueva plataforma también se pueden comprar los diferentes productos además de simular una “cata virtual” y consultar recomendaciones sobre el consumo de los mismos.

Sobre la Sociedad Cooperativa Andaluza Unión de viticultores Chiclaneros

En la Bodega Cooperativa, como popularmente se les conoce, reúnen lo mejor de una larga tradición viticultora que, durante siglos, ha hecho de Chiclana una ciudad eminentemente bodeguera. Sus vinos artesanales, marítimos y singulares, son símbolos de una ciudad de la que el Fino Chiclanero es un embajador ejemplar.